Fundaciones

Haz trabajo voluntario acompañando a enfermos de cáncer

Cuando un paciente tiene que tratarse de un cáncer puede ocurrir que no haya en su ciudad el tratamiento al que tiene que someterse. Muchos acuden a Madrid a clínicas de renombre especializadas y quedan internados durante un tiempo mientras reciben la cura a su enfermedad.

Pero con frecuencia sucede que sus personas más cercanas no pueden acompañarles porque la estancia es larga o porque aunque no vayan a estar muchos días, es algo que se hace cada poco tiempo y no es posible conseguir un permiso laboral para cada viaje.

También hay quienes simplemente, no tienen familia cerca, como las personas que han venido de otros países para tratarse. En cualquier caso, les tocará afrontar el pasar por un tratamiento duro en soledad, algo que no es fácil para nadie.

Por eso se ha creado un servicio de Voluntariado pacientes de cáncer España para aquellos voluntarios que quieren donar su tiempo y ayudar a quienes están pasando por esta enfermedad y lo están haciendo solos. Estos voluntarios van a la habitación del enfermo y charlan para hacerle compañía.

Pero, además de eso, que de por sí es una gran ayuda para que los días no se hagan tan largos, también acompañan al enfermo siempre que sea posible, para la realización de pruebas. No son médicos ni enfermeras, pero pueden darle la mano al paciente y hacerle sentir que no están solos, lo que puede ser tan importante como las medicinas o las operaciones que se llevan a cabo.

Estos voluntarios pueden estar hasta dos horas con cada enfermo para que tengan un rato especial en su día a día y, si lo desean, puedan desahogarse y contarles como se sienten. Porque todos necesitamos que alguien nos escuche incluso cuando no puede hacer nada más por nosotros.

Además del servicio de acompañamiento existen otros servicios de voluntariado, como talleres especializados en yoga, en reiki o incluso en la elaboración de pelucas con cabello natural donado. Así, gracias a estos talleres, enfermos y familiares pueden tener una estancia más tranquila en el hospital y olvidarse durante un rato de sus problemas, compartiendo un rato agradable con otras personas.

Humanizar los hospitales es muy importante para que los enfermos se sientan a gusto y bien y los voluntarios llevan a cabo una labor muy importante en este terreno, proporcionando a los enfermos muchas cosas necesarias más allá del tratamiento.