Centro oncológico

CONOCIENDO AL BARRIO

A uno de los vecinos de mi barrio le han diagnosticado sintomas cancer de pancreas terminal, y hasta no hace mucho tiempo ni me hubiese enterado. Pero hace unos cuantos años entré en el gimnasio de mi barrios y conocí a un montón de gente del barrio que hasta ese momento no conocía. No es que sea un antisocial, sino todo lo contrario soy muy sociable, pero cuando era un niño no pasaba mucho tiempo en mi barrio, ya que iba al colegio a otra zona bastante alejada y solamente venía a casa a dormir y a comer.

En el gimnasio además, conoces gentes de todas las edades y clases sociales. Me he hecho amigo de un chaval de dieciocho años al cual en el colegio le hacían bulling sin motivo alguno, y el chaval solo necesitaba a alguien que le hiciese un poco de caso. Este curso empezaba a estudiar en un centro de formación profesional y el chaval iba un poco asustado, pero le he dado unos consejos para poder hacer amigos con más facilidad y al parecer le ha ido bien. Al gimnasio también viene uno de los profesores de ese centro y ya me ha comentado que este chico ya ha conseguido hacer unos pocos amigos. Esto me alegró mucho escucharlo, ya que pude comprobar que mis consejos funcionaron perfectamente. Y tener amigo hará que la confianza de este chico suba de una manera espectacular.

Pero con los que mejor me llevo en el gimnasio es con los señores mayores que se pasan todo el día gastándose bromas unos a otros, y me hacen mucha gracia, me río mucho con ellos. pero por el contrario también conoces a gente que parece que no les dejan hablar en sus casas y vienen al gimnasio a desahogarse y te sueltan una parrafada que ni te va ni te viene, pero por fortuna esos son los menos. Nunca hasta ahora había conocido tanta gente de mi propio barrio como hasta este momento y espero que el número de vecinos siga creciendo, nunca está de más conocer a gente nueva.